martes, 7 de junio de 2011

DICHOSO AQUEL PUEBLO



II



Dichoso aquel Pueblo sujeto a La Ley. Sujeto a la zarza.

 Su dicha está en sostenerla: en la sombra de la parra,
y al requesón de la cubeta.

Su sostén: su Destino; sus rebaños: su sombra.
La Alianza, su amor: su manto, su hoguera, los higos,
las piedras infinitas.


Gozándola no puede morir.


3 mil años de historia plebeya lo demuestran.

Ni Asirios.         Y sus tabletillas.
Ni Babilonios.    Y sus leones.
Ni Griegos.        Y su razón de certezas.
Ni Romanos.      Con sus águilas desplegadas en el Templo.
Ni Cristianos.    Y las como arenas de sus sectas,

han podido des-a-parecerlos: agua material
que no hierva a ningún grado.


Dichoso aquel Pueblo sujeto a la Vida, y a las Palabras.









Y ahora?
Por qué ahora?
Por qué esos gritos en las viñas? Por qué muros?






No hay comentarios:

Publicar un comentario